lunes, 13 de octubre de 2014

¿Cómo podemos trabajar la colaboración entre la familia, el profesorado y los alumnos?

En la entrada anterior hablamos sobre la importancia que tiene para una educación de calidad la comunidad educativa, por lo tanto llegamos a la conclusión de que la colaboración, la participación y la comunicación son imprescindibles.

Para que haya un clima de confianza y colaboración es necesario que todos seamos conscientes de que queremos trabajar juntos para llegar al mismo objetivo, por ello es importante que desde el centro se informe a las familias acerca de la educación inclusiva, que cambios son necesarios y porque nos beneficia este modelo de escuela. También de debe trasmitir a los padres o tutores, que en sus manos recae un papel muy importante en la educación de los niños, se deben implicar y colaborar en el proceso de enseñanza - aprendizaje.


Debemos cambiar la visión que existe sobre las reuniones de padres y profesores, parece que están asociadas a aspectos negativos como ir a buscar los resultados, avisar sobre un mal comportamiento,... debemos acabar con esta idea errónea y ver la relación entre familia - escuela como algo positivo.


¿Qué recursos nos ayudarán a mantener esta colaboración?


- Las reuniones mensuales, pero no se trata de la charla tradicional entre familia y tutor, consisten en invitar una vez al mes o durante el trimestre a las familias y realizar actividades en el aula o una merienda para conocernos mejor.


- Aprovechemos las TIC, ahora están muy de moda los blogs y algunos centros cuentan con los suyos propios, en los que cuelgan fotos, actividades y recursos, es una gran herramienta que permite a los padres estar más cerca de la escuela y además pueden dejar comentarios o participar en foros.


- Desde el centro, también podemos trasmitir recursos  e ideas para que padres e hijos realicen actividades o tareas juntos, como por ejemplo investigar sobre un viejo miembro de la familia, hacer fichas sobre recetas familiares, existen muchísimas ideas.


- Invitar a los padres a realizar talleres sobre sensibilización y buenas prácticas.


- El profesor debe trasmitir confianza e implicación, debe haber un seguimiento y una continua comunicación.


No podemos olvidar que el profesor no es el único encargado de la educación de los alumnos, tiene un papel fundamental para posibilitar el desarrollo de una clase inclusiva, pero hay que tener en cuenta a los diferentes miembros, que junto al profesor pueden hacer posible nuestro objetivo, el de un aula en la que trabajemos todos juntos.




La colaboración entre familias, colegio y alumnos

una educacion para todos



0 comentarios:

Publicar un comentario